Las notas ¿son un premio?

Notas

Imaginad que tenéis un examen por delante. Lo más normal es que estudiéis todo lo posible, con la mira de obtener el mejor resultado. No es algo extraño, todo lo contrario, ya que siempre queremos que las cosas salgan bien. La nota que saquemos nos motivará para seguir hacia adelante, haciendo todo lo posible para que el número sea alto.

Terminamos el examen, nos dicen la nota y, después, nos alegramos o entristecemos según el resultado. Pero lo más curioso es que, en la mayoría de los casos, intentamos seguir dándolo todo de nosotros mismos. Algo muy interesante que demuestra que, aunque los resultados no sean todo lo buenos que queríamos, también nos proponemos las cosas como un reto.

Llegados a este punto, pensamos sobre la posibilidad de que las notas sean, en realidad, un premio a nuestro esfuerzo. Mucha gente lo piensa, pero la realidad, en nuestra opinión, no es así. Las notas no son un premio, sino el resultado equivalente a los esfuerzos que hayamos realizado. Cuanto mejor hagamos las cosas, mayor será el número.

Esta conclusión también se puede llevar a otros aspectos de la vida como, por ejemplo, el trabajo. Cuanto mejor hagamos nuestro trabajo, mejor será el resultado obtenido y, por lo tanto, lo que cobraremos a final de mes. De nosotros depende el esfuerzo que pongamos.

Si queréis obtener mejores notas, tendréis que poneros manos a la obra y dar más de vosotros mismos. Al final, todo lo que pongamos en los exámenes saldrá de los conocimientos que hayamos adquirido de los estudios.

Te puede interesar

Escribe un comentario