Los hoteles como centro de estudio

Al presentarnos a una oposiciones en un lugar que no es donde solemos vivir, a menudo nos solemos ir antes (uno o dos días antes) para habituarnos y saber dónde está todo, no vaya a ser que el día del examen nos perdamos.

Es por ello que se suele intensificar la búsqueda de un buen hotel o posada donde estar a gusto sin que te moleste nadie y, además, se tenga un sitio donde poder estudiar a gusto, aunque sean las últimas horas del día.

Cuando vayamos a solicitar una habitación, antes podríamos pedir que nos la enseñen y echar un vistazo, de paso, si es la habitación que nos conviene o, por un poco más, coger otra habitación en otro lugar aunque esté algo más alejado del centro donde nos examinamos. Tenemos que tener en cuenta que esa noche (la noche antes del examen) debemos intentar relajarnos y, siempre que podamos, repasar un poco, y no podremos hacerlo si hay ruido de fondo que nos distraiga o no nos sintamos cómodos en donde estemos.

Te puede interesar

Escribe un comentario