No castigues a los niños: podría ser peor

Castigado

Es habitual que, en el aprendizaje infantil, intentemos enseñar a nuestros hijos de la mejor manera posible. Esto incluye una serie de derechos, deberes y también castigos. Es decir, los niños tendrán que hacer frente a una serie de pruebas que les darán derechos pero que, en el caso de que no los cumplan, también podrían dar lugar a diferentes tipos de castigos, según su falta.

Para que os hagáis una idea, si el niño se porta mal, normalmente se le castiga sin lo que más le gusta. Algo con lo que esperamos que cambie su actitud y su manera de ver las cosas. Pero ¿y si os dijéramos que castigarlos puede ser peor? Al menos, eso ha demostrado la Universidad McGill de Canadá, gracias a un estudio reciente.

Para que os hagáis una idea, frases como “si me mientes te castigaré” o amenazar a los niños con quitarles sus cosas preferidas no sirve de nada. Sin embargo, ocurre lo contrario si los chicos comprueban que haciendo las cosas bien complacerán a una persona adulta o harán las cosas bien. De esta manera, se ponen en marcha nuevas normas de comportamiento que ayudan más a los niños a portarse bien.

Aunque llevamos muchos años intentando encontrar la mejor manera de educar a nuestros hijos, lo cierto es que gracias a los estudios que se están llevando a cabo recientemente podríamos estar comprobando que las normas que teníamos hasta ahora no son tan eficientes como pensábamos. ¿Qué pensáis vosotros? ¿deberían de cambiarse para ayudar a los niños?

Te puede interesar

Escribe un comentario