Utilizando los microdescansos

Estudiando

En el blog ya hemos hablado sobre uno de los aspectos más importantes que deben acompañar a los estudios, el descanso. Sin embargo, al igual que destacamos su importancia, también os decimos que, en diversas ocasiones, es casi imposible descansar con normalidad. No es extraño ver cómo la situación no nos permite, por ejemplo, dormir las horas necesarias.

¿Qué podemos hacer? La verdad es que, aparte de tomárnoslo con buen humor, poca cosa más. No obstante, vamos a daros un consejo que es muy posible que os venga bastante bien. Se trata de los microdescansos, una actividad que os permitirá descansar un poquito, permitiendo que descanséis, aunque sea unos pocos minutos.

Hacer un microdescanso es bastante sencillo, aunque hay que proponérselo con el fin de que no se convierta en algo más, pasando a ser un inconveniente. Pondremos un ejemplo. Imaginad que estáis estudiando, pero que lleváis así bastante tiempo. Podéis desconectar un poco desviando la atención, y fijandoos en otras cosa. Así estaréis poco más de un minutos. Después, seguís estudiando. Ya habéis hecho un microdescanso.

Simplemente, este tipo de descansos nos dan la posibilidad de descansar un poco, lo suficiente para desconectar y seguir estudiando con más fuerza aún. Mucha gente decide hacerlos con el fin de no cansarse mucho, en el caso de que tengan largas jornadas de estudios.

Los microdescansos son bastante recomendables, ya que os ayudan a descansar un poco sin la necesidad de invertir mucho tiempo. Un consejo que no deberíais dejar pasar por alto, ya que os será muy útil en vuestra vida.

Más información – El cansancio
Foto – FlickR

Te puede interesar

Escribe un comentario