Coaching educativo: Qué es y para qué sirve

Coaching educativo: Qué es y para qué sirve

El coaching es una herramienta de ayuda muy importante en el entrenamiento por objetivos. Sin embargo, conviene puntualizar que el coaching tiene distintos ámbitos de aplicación. En el contexto académico, el coaching educativo abre nuevas puertas a los docentes y a los alumnos. Los profesores son mentores de aprendizaje. Profesionales que no solo pueden poner el punto de atención en sus conocimientos. Sino también, en sus habilidades para transmitir el saber.

¿Qué es y para qué sirve el coaching educativo?

A través de un proceso de coaching educativo el profesor puede perfeccionar sus fortalezas e identificar sus debilidades como maestro. A través de este proceso, el profesor realiza un proceso de introspección que le permite crecer como profesional, marcarse objetivos realistas y alcanzables a través de un plan de acción específico. ¿En qué medida puede ayudar el coaching educativo al claustro de profesores? Por ejemplo, puede ser una herramienta de ayuda para mejorar el trabajo en equipo, fortalecer la comunicación, tener nuevas herramientas de enseñanza, mantener la autoridad frente a los alumnos…

Además, el profesor también se convierte en un guía para el alumno, realiza un proceso de acompañamiento del aprendizaje personalizado. El coaching es útil para fomentar la toma de conciencia sobre las propias acciones. Esto es un valor para incrementar las competencias como maestro.

El coaching alimenta la vocación existencial  en los docentes de llegar a ser la mejor versión de sí mismos en los centros. El coaching educativo ofrece una nueva perspectiva en la enseñanza. El docente puede desarrollar estrategias para enfocarse en el potencial de sus alumnos, es decir, en su capacidad para evolucionar más allá de su realidad presente. Existen muchas cualidades que el docente puede interiorizar de un coach. Por ejemplo, la escucha activa para potenciar la empatía de compreder el punto de vista del alumno. La atención consciente en el ahora para reforzar el aprendizaje como un valor gradual. Definir objetivos concretos para la clase.

Además, más allá de su propia vocación profesional y de la formación, un profesor también puede tener puntos débiles e inseguridades en su profesión. Por esta razón, el apoyo de un coach es un medio de autoayuda para que el profesor se sienta acompañado en la superación de sus propios obstáculos. El coaching educativo es vital para que los profesores no queden estancados en su zona de confort. Y tengan una actitud proactiva ante los cambios que, de un modo inevitable, se producen en la vida del aula.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL.
Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *