Qué es la inteligencia musical

inteligencia musical

Quizá hayas escuchado alguna vez hablar sobre inteligencia musical… la inteligencia música es donde se siente la esencia creativa y artística de las personas. Tiene cierto lenguaje universal, si no, ¿por qué te gustan melodías solo sintiendo lo que te transmite? ¿Por qué te gustan canciones de las que no entiendes la letra que hablan? La música es mucho más que simple música y quienes tienen inteligencia musical lo saben.

La música siempre ha estado con nosotros

Todos los niños, desde bien pequeños deberían poder acceder a la música, para desarrollar en ellos ciertos talentos que de otra manera no encontrarían. La inteligencia musical requiere sensibilidad y un dominio sutil del ritmo y del tono. Nadie puede saber cuándo fue el momento exacto cuando la música comenzó a tener importancia en la humanidad.

La antropología defiende que la música siempre ha estado en nuestras vidas, formando parte en nosotros desde el principio de los tiempos. Aunque después la música ha ido evolucionando igual que lo ha hecho la sociedad y la cultura, la música siempre ha formado parte de nuestra vida. La música siempre ha tenido un lugar especial en la mente de las personas, siempre han habito instrumentos musicales… desde los más antiguos de nuestros antepasados.

La inteligencia musical

Howard Gardner publicó su trabajo de referencia: «Frames of Mind: The Theory of Multiple Intelligences” hace ya más de 30 años. Hoy conocemos sobre las inteligencias múltiples y la inteligencia musical es una de ellas. Como dijo una vez Friedrich Nietzsche: «Sin música la vida sería un error.”

La música se considera como una competencia por sí sola. Howard Gardner afirmó que la competencia intelectual está separada de la competencia musical puesto que su función se puede encontrar en un área particular del cerebro. Por ejemplo, las habilidades lingüísticas suelen encontrarse en el hemisferio izquierdo, y las funciones y habilidades musicales suelen concentrarse en el hemisferio derecho.

Igual que las personas tenemos una predisposición genética al lenguaje y la comunicación, Howard Gardner asegura que ocurre lo mismo con la música. Por eso, los recién nacidos muestran cierta predisposición natural a la música, al tono, al ritmo y a la melodía. Por este motivo, son muchos los expertos que apuestan por la estimulación musical desde una edad temprana en los niños para mejorar un buen desarrollo cerebral.

inteligencia musical

Cómo potenciar la inteligencia musical

Quizá pienses que si no tienes cierto don para la música no se puede potenciar esto en las personas, pero nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que hay personas que tienen cierta sensibilidad ante la música y tienen más facilidad que otros para su aprendizaje y entendimiento, es algo que todos podemos aprender si realmente queremos hacerlo.

Incluso si no tienes un interés extremo en la música no significa que no puedas tener una buena inteligencia musical. La verdad es que solo se necesita el estímulo adecuado desde bien temprana edad para su desarrollo. Debe ser una disciplina accesible para los niños desde pequeños para poder desarrollar los aspectos creativos de la misma y entenderla como un lenguaje con el que se transmiten emociones y sentimientos. Este lenguaje combina emociones, curiosidad, etc.

¿Cómo conseguirlo?

La música es bueno para la salud, y es una buena forma de que los niños mejoren su autoestima y su mentalidad. La música fomenta la creatividad y mejora la capacidad de atención y pensamiento crítico. Por si fuese poco, el refrán popular que dice: “la música amansa las fieras” es cierto ya que ayuda a calmar la ansiedad, potencia el pensamiento reflexiona y además, mejora las habilidades sociales ente personas. Cuando se trabaja la inteligencia emocional se tienen en cuenta los siguientes factores:

  • Identificar el ritmo, el tono y la melodía.
  • Desarrollar la capacidad de reproducir una canción.
  • La capacidad de modificar una canción y que siga sonando bien.
  • Mejorar la capacidad de conectarse emocionalmente con la melodía.
  • Conocer diferentes géneros musicales.
  • Identificar los diferentes instrumentos existentes.
  • Identificar los instrumentos con los que uno se siente más capaz de poder usar.
  • Improvisación de sonidos rítmicos con instrumentos y cualquier objeto.
  • Capacidad de comprender la música.

La inteligencia emocional junto con la expresión musical es una forma natural de comunicación humana. Ha cautivado a la humanidad desde el principio de los tiempo, además tiene la capacidad de hacernos mejores personas, de potenciar la inteligencia y de sentir que se forma parte de una gran comunidad.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.