Reglas mnemotécnicas

eficiencia en el estudio

Es posible que hayas escuchado hablar de las reglas mnemotécnicas pero que nunca las hayas puesto en práctica antes. Es algo bastante habitual que las personas se olviden de su importancia a la hora de aprender nuevos contenidos, pero es necesario tenerlas en cuenta para desarrollar una mejor memoria y sacar todo tu potencial en cuanto a los estudios.

La palabra mnemotécnicas deriva del griego mnéemee (memoria) y téchnee (arte), el arte de memorizar. Las reglas nemotécnicas son una forma sencilla para poder recordar mejor datos, números, nombres o cualquier concepto que debas memorizar y que no te resulte sencillo hacerlo.

Las reglas mnemotécnicas son utilizadas tanto por jóvenes como por adultos cuando deben memorizar mucha información, ya sea en la escuela o en la universidad. Aumentar la capacidad de retención no tiene que ser tan complicado como parece y por eso, es importante conocer las reglas mnemotécnicas más importantes. Cuando se practicas reglas mnemotécnicas con frecuencia aumenta la agilidad y rapidez mental, algo que sin duda te ayudará a tener mejores resultados académicos o personales.

La importancia del trabajo mental

Es posible que alguna vez has querido memorizar o aprender una lección solo leyendo el contenido, sin esfuerzo o sin tan siquiera involucrarte con el contenido… Esto no es posible o al menos el aprendizaje no será real. Quizá también hayas escuchado hablar de remedios para que te ayudarán a memorizar mejor… esto son placebos. Ni homeopatía ni hierbas, si quieres memorizar mejor, deberás trabajar tu mente, así de simple. 

La autosugestión puede ayudarte, pero no es una buena idea que arriesgues la nota de un examen o el poder de tu mente a tu autosugestión, es mejor ir sobre seguro y sacar todo tu potencial.

Para poder trabajar mejor tu memoria es importante que tengas una mentalidad positiva porque si te dices constantemente que no eres capaz de memorizar o que suspenderás el examen… así será. El cerebro rinde mucho mejor sin estrés, ya que tanto la ansiedad como el estrés solo bloquea tu mente y tu capacidad de aprendizaje. Así que antes de empezar a memorizar deberás repetirte que sí eres capaz y que además tienes una buena memoria. Si dejas que los pensamientos negativos no ocupen lugar en tu mente, entonces podrás conseguir que tu cerebro rinda con todo su potencial.

Conecta tu mente

Aunque lo que estés estudiando no te motive nada en absoluto puedes utilizar tus propios recuerdos para conectar el nuevo aprendizaje con conceptos que ya tenías guardados, así tu mente podrá hacer la conexión antes y memorizar con éxito. Si por ejemplo mientras memorizas nombres lo asocias a imágenes relacionadas, te será más sencillo recordar la información recordando también la imagen.

Para conectar la mente también es importante que hagas esquemas y resúmenes de la información (después de haber subrayado las ideas principales) que quieres almacenar en tu mente, porque de este modo serás capaz de organizar toda la información en tu mente y también, le darás más facilidades a tu cerebro para recordar las cosas con mayor facilidad.

Otra regla para tener tu memoria en pleno funcionamiento es dormir bien por la noche y hacer una siesta de 30 minutos si por la tarde también tienes que hacer actividades que requieran poner en marcha tu mente.

Técnicas de estudio para mejorar la comprensión del texto

Algunas técnicas mnemotécnicas

Son mucha las técnicas mnemotécnicas que existen y deberás escoger la que mejor vaya contigo dependiendo de cuál sea tu estilo de aprendizaje o con cuál te sientas más cómodo o también, la que te resulte más sencilla a la hora de memorizar. A continuación te voy a nombrar dos de ellas para que puedas ponerlas en práctica cuanto antes.

  • La técnica de las iniciales o acróstico.  Si tienes que recordar una lista de nombres puedes utilizar la letra inicial de cada palabra o la primera sílaba para forma un acróstico. Seguramente te saldrá una palabra o varias sin sentido, pero recordar una palabra sin sentido es más fácil que recordar toda una lista, y cuando la recuerdes podrás recordar todas las palabras de la lista… ¡parece magia!
  • La técnica de la historieta. Si tienes que memorizar algunas palabras y no te sientes capaz de conseguirlo también puedes utilizar la técnica de la historieta. Consiste en utilizar esas palabras para construir una historieta y después, al recordar la historieta podrás recordar mejor las palabras en cuestión.
¿Quieres aprender idiomas?
Saber idiomas es una aptitud fundamental para desarrollar tu futuro profesional. Si quieres más información, aquí la encontrarás:
Aprender idiomasAprender idiomas viajando
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *