Cómo sentirte bien con tu empresa

Consejos para encontrar tu primer empleo en 2015

Ser emprendedor hoy en día no es nada sencillo. Tienes que estar reciclándote constantemente y luchar para que tu empresa funcione bien y que además, tu salud no se vea demasiado resentida. Cuando se empieza un proyecto personal que acaba en empresa, sin duda tiene muchos riesgos ya que además de dinero, también tendrás que invertir mucha energía.

Esto puede hacer que en algunos momentos de tu aventura profesional sientas que estás bajo de energía o que te replantees si realmente has hecho bien empezando ese proyecto. Cuando falta energía o te das cuenta que gastas más de lo que ingresas algunos meses, puede ser del todo frustrante. Si bien es cierto que se emprendedor en nuestro país no resulta nada fácil, con constancia y una buena organización financiera y de energía puedes conseguir buenos resultados. 

Pero además de todo esto, es buena idea que aprendas a sentirte bien con tu empresa, porque de esta manera cuando pases por momentos más complicados podrás tener entereza y seguir hacia adelante. La paciencia será tu mejor virtud.

Cómo sentirte bien y feliz con tu proyecto laboral

Tu empresa es tu aventura

Piensa en tu empresa como una aventura que tú has iniciado gracias a tu espíritu emprendedor. Es posible que tengas a personas a tu lado que te acompañen en esta aventura, pero no lo tomes como un duro trabajo, sino como una aventura que te enseñará grandes cosas. Podrás hacer descubrimientos personales y aprender grandes cosas durante tu aventura. Salga bien o mal, es un viaje que sin duda te enseñará grandes aprendizajes que te servirán para tu vida. Aprenderás a ser una persona más fuerte y sensata, tendrás más ingenio y muchas más habilidades necesarias para enfrentarte en la vida.

Entrevista de trabajo por teléfono

Comprende tus fortalezas y debilidades

En una empresa gusta pensar que todo son fortalezas, pero para que funcione bien deberás aceptar las fortalezas y también las debilidades que tienes. Es la única manera de poder aprender y crecer personalmente. Para poder aceptar tus fortalezas y tus debilidades y que tu empresa crezca contigo, también deberás practicar el amor propio. Muchas personas temen empezar un proyecto por si las cosas salen mal y prefieren quedarse en su zona de confort, pero… Si no lo intentas teniendo la posibilidad de hacerlo, nunca sabrás si pudo ser una buena idea o no. ¿Y si sale mal? Habrás ganado en experiencia.

Si no estás cómodo con lo que estás haciendo entonces sería demasiado difícil llevarlo a cabo. Nadie te obliga a hacer lo que estás haciendo, si lo haces es porque realmente quieres saber hacia dónde te lleva el camino. Desarrolla habilidades que te sirvan para mejorar tu empresa y para crecer como persona, podrás conseguirlo si realmente quieres hacerlo.

Aprovecha tu creatividad

Todas las personas que son emprendedoras son personas creativas porque se necesita creatividad para empezar cualquier proyecto. Una persona emprendedora no se deja guiar por otros… Tiene que ser quién guíe su propio negocio, su trabajo, el de sus trabajadores… Para ser emprendedor primero hay que soñar despierto y así, alterar tu conciencia superior. Hacerlo alimentará tu imaginación y ayudará a que tu empresa funcione mejor. Tu cerebro y tu mente será quienes te guíen… es decir, tú mismo.

Sé un buen observador

Para ser un buen emprendedor deberás ser también un buen observador para ver cómo funcionan las cosas a tu alrededor, sobre todo dentro del campo laboral en el que te estás moviendo. Además, también es importante que aprendas a mirar el mundo de diferentes perspectivas, ya que la sociedad no es blanca o negra… Hay muchos matices diferentes. No te aísles en una burbuja, para poder crecer debes involucrarte en el mundo en el que te mueves.

Aprovecha cualquier oportunidad para poder descubrir cómo funcionan las cosas a tu alrededor, cómo los demás emprendedores hablan o cómo juegan sus cartas. Hazte notar dentro del sector en el que te encuentras. Hazte preguntas sobre cómo puedes mejorar. Intenta entender por qué hacer lo que haces y qué es lo que te mueve para seguir haciéndolo cada día. Que tu vocación sea más importante que el dinero.

Por lo tanto, si quieres estar contento/a y feliz con tu empresa, lo más importante es tener claro por qué has emprendido el proyecto y seguir hacia adelante ante las posibles dificultades (que las habrán). Si puedes soñarlo, puedes lograrlo.


Categorías

Utilidades

Maria Jose Roldan

Maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *