El derecho al empleo de las personas con Síndrome de Down

El derecho al empleo de las personas con Síndrome de Down

Hoy se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down una fecha que debe hacernos reflexionar sobre cómo, en un contextos de crisis económica y de precariedad laboral, las personas con Síndrome de Down tienen todavía más dificultades para acceder al empleo cuando en realidad, el trabajo es un bien básico para el desarrollo de la autonomía personal, el fortalecimiento de la autoestima y la satisfacción interna de todo ser humano.

Para cualquier ser humano, el trabajo es mucho más que un medio de estabilidad económica, es también un entorno de socialización y una oportunidad para establecer una rutina de hábitos y horarios. El trabajo nos ayuda a poner en práctica nuestros conocimientos teóricos.

Las personas con Síndrome de Down tienen capacidades diferentes, como cualquier ser humano, son personas únicas e irrepetibles con un talento concreto. Sin embargo, es difícil que en la práctica puedan demostrar este talento si no se les da una primera oportunidad profesional. Se debe plantear la integración de las personas con Síndrome de Down en el mercado laboral como un beneficio social propio de una sociedad desarrollada en la que cada ser humano puede sumar su propio valor.

Por tanto, es importante impulsar en las políticas de empresa valores que van más allá del plano económico, por ejemplo, la sensibilidad. Las empresas con vocación humanista son aquellas que observan en su función diaria una posibilidad para aportar un bien a la sociedad.

Para las personas con Síndrome de Down, el trabajo también es un medio que les permite incrementar su libertad. Cabe destacar el excelente trabajo de asociaciones y entidadas implicadas en la causa de defender los derechos de las personas con Síndrome de Down que, en definitiva, son los derechos de todos.

Te puede interesar

Escribe un comentario