Estrés por inactividad en verano: ¿Qué hacer?

Estrés por inactividad en verano

Puede parecer un juego de palabras pero muchas personas que tienen una mente inquieta y una agenda felizmente ocupada en actividades profesionales y culturales pueden echar mucho de menos esta actividad durante el verano. El cambio de ritmo brusco respecto de la rutina habitual es uno de los principales puntos de conflicto a nivel emocional. Lo ideal es que aunque durante el verano la oferta de actividades profesionales es menor que durante el curso, intentes vivir este tiempo de acuerdo a tu propio modo de ser. Si te sientes identificado con este prototipo, lo más posible es que la idea de pasar dos semanas en la playa no sea tu alternativa preferida. ¿Cómo reducir el estrés por inactividad en verano?

1. Buscando proyectos estivales. Las universidades ofrecen una amplia lista de cursos de verano que son perfectos para fomentar el networking e incrementar el conocimiento.

2. Además, también puedes integrar otro tipo de actividades en tu tiempo libre: visita a museos, asistencia a conciertos de música al aire libre, cines de verano, lectura de revistas y libros…

3. Un libro puede acompañarte allí donde estés. Por tanto, no olvides llevar en tu maleta de vacaciones buenas historias para leer durante tus días libres. Sentirás la magia de estimular tu mente a través de un viaje de tu imaginación hacia otras historias y otros puntos de vista.

4. Activa tus relaciones sociales. Queda con tus amigos. Convierte tu tiempo libre en el mejor marco para quedar con aquellas personas con las que de verdad te apetece estar.

5. Viaja a ciudades como Madrid, Málaga o Barcelona como destino de vacaciones porque son destinos que tienen mucho que ofrecerte si eres un amante de los museos. Ciudades de turismo cultural como gran atractivo de entretenimiento.

6. No eres una máquina y necesitas descansar. Por tanto, baja el ritmo durante el verano.

Te puede interesar

Escribe un comentario