6 razones para estudiar después de los 30

6 razones para estudiar después de los 30

Muchas personas vuelven a la universidad después de los 30 o los 40 años. Antes de tomar la decisión definitiva, la persona suele dudar. Especialmente, si se apunta a un programa presencial en el que va a coincidir, principalmente, con alumnos jóvenes. En la Uned, por ejemplo, es muy habitual que haya alumnos de todas las edades. ¿Cuáles son las razones para estudiar después de los 30?

1. Ahora o nunca

No tienes excusa; si realmente quieres estudiar, si de verdad quieres formarte, entonces, no te quedes estancado en el hecho de que en el pasado no tuviste la oportunidad o no la aprovechaste. Céntrate en el presente y deja de aplazar tu meta de estudiar para otro momento mejor.

2. Si te organizas, puedes lograrlo

Es cierto que no es lo mismo estudiar después de los 30 que a los 18 años porque el estilo de vida y las circunstancias personales de un adulto de esta edad son distintas a las de un joven universitario. Sin embargo, aunque la situación es distinta, si organizas tu tiempo, puedes llegar a todo. Si otras muchas personas lo han hecho, tú también puedes.

3. Oportunidades de empleo

Si estás en la etapa de los 30 años te queda un largo futuro laboral por delante. Por esta razón, si quieres optar a mejores oportunidades de empleo gracias a ofertas con mejores condiciones de horario y salario, entonces, la formación es tu mejor preparación para el éxito. De hecho, esta puede ser tu principal motivación.

4. Por ti mismo

No existe razón más importante para estudiar después de los 30 que la propia decisión de querer cumplir esta meta. Es decir, es una decisión de autoestima porque el conocimiento no solo te abre puertas en términos laborales, sino que también cambia tu vida personal al darte nuevos recursos en la toma de decisiones. Recuerda como dijo Sócrates que “solo sé que no sé nada”. Por tanto, después de los 30 te queda mucho por aprender.

5. Activa tu mente

Eres joven. Es posible que si has perdido el hábito del estudio te cueste un poco retomarlo, sin embargo, antes de lo que piensas ya te habrás habituado a esta rutina de exámenes, clases y estudios. Además, también puedes tomar decisiones que te permitan estudiar con un plan flexible para tus circunstancias. Por ejemplo, no tienes por qué apuntarte a todas las asignaturas del primer curso. Elige menos materias para gestionar mejor tu vida profesional con tu vida académica. También tienes que ser realista con tus propias circunstancias.

Imagen de marca

6. Aumenta tu imagen de marca

Ahora te conoces mejor a ti mismo. No solo sabes mejor qué quieres, sino que además, también tienes un mayor compromiso con el esfuerzo. Por tanto, estudiar mejora tu imagen de marca a nivel laboral. Puedes mejorar tu currículum y, también, hacer contactos de trabajo.

No te quedes estancado en los estereotipos sociales de aquello que se supone que debe hacerse a una edad determinada. Obtener un título oficial también es una buena razón para estudiar después de los 30, porque el título acredita el conocimiento de un profesional en su currículum, Y aunque puedes aprender mucho de una forma autodidacta, seguir un programa oficial es fundamental para alcanzar la excelencia académica superando las pruebas competentes.

Si tienes dudas sobre si estudiar después de los 30 es una buena idea, céntrate en todo lo positivo de esta experiencia porque todavía estás a tiempo de cambiar tu vida para siempre. No dejes que los estudios sean tu asignatura pendiente y evita la crisis de los 40 en el plano laboral sintiéndote más joven que nunca gracias al espíritu universitario.


Categorías

Salida Laboral

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL. Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *