Según un reciente informe de la ONU la destrucción de empleo y la mala situación económica se mantendrá durante los próximos 2 años, afectando a la economía mundial, especialmente en Europa y Estados Unidos. Entre los vectores más problemáticos se encuentra como hacer frente a una deuda pública desbocada, el bajo crecimiento económico en los países desarrollados y la depresión de la economía mundial.